CZqWKsaUMAI1a83Un día llega una notificación a casa del servicio público de empleo y te da un vuelco al corazón. Te explican que has faltado a tu deber de sellar la demanda de empleo en el tiempo establecido y que proceden a imponerte la sanción correspondiente.

Este es uno de los motivos más comunes por los que podemos perder el derecho a la prestación por desempleo. Si es la primera vez que faltas a tu obligación, te sancionarán con un mes sin cobrar la mensualidad. Si se te olvidan dos, la prestación se suspende por tres meses. Si es la tercera vez, la sanción será de seis meses y si superas esta perderás definitivamente el derecho.

No obstante, el principal motivo por el que dejamos de cobrar el paro suele ser porque hemos llegado altiempo máximo al que tenemos derecho a la prestación. La duración límite de la prestación es de dos años, la mínima de cuatro meses. El número de meses que podremos disfrutar del paro nos lo indicará la cantidad de tiempo que hayamos cotizado a la Seguridad Social en los últimos seis años. En la notificación que recibes cuando te autorizan a cobrar la prestación, queda reflejado el número de meses que podrás percibirla además de la cantidad mensual.

La imposición de sanciones por haber cometido infracciones leves, graves y muy graves es otra de las causas por las que podemos perder nuestro derecho.

No comparecer en la oficina de empleo el día que nos indica en nuestra papeleta, o no sellar por Internet como ya hemos mencionado, supondrá una infracción leve. Para que sea grave tendrá que ocurrirnos hasta cuatro veces. Si este número de veces hemos dejado de asistir a alguna actividad organizada por el servicio público de empleo o no presentamos el justificante de una entrevista realizada que ha sido propuesta por el SEPE por tres veces, también será motivo para considerarlo una falta grave. El hecho de que se rechacen hasta tres ofertas de empleo constituirá una falta grave de igual modo. En todas estas casuísticas el paro se dejará de percibir en cuanto el organismo competente detecte la infracción.

Si hemos interrumpido la prestación por acceder a un nuevo trabajo por cuenta ajena y llegamos a acumular cotizaciones durante doce meses o más y perdemos este último empleo por causas ajenas a nuestra voluntad, deberemos elegir entre reanudar la prestación anterior o comenzar la conseguida más recientemente. Aquella que descartemos se perderá.

Si el trabajo que realizamos es por cuenta propia al cabo de veinticuatro meses perderemos el derecho a percibir el paro acumulado. Si tenemos menos de 30 años este derecho no lo perderemos hasta que hayan transcurrido cinco años. Por cierto, en el caso de que seamos menores de 30, si decidimos hacernos autónomos podremos cobrar la prestación durante nueve meses.

Si estamos cobrando el paro y cumplimos la edad para jubilarnos también perderemos el derecho a la prestación por desempleo, puesto que empezaremos a beneficiarnos de la pensión por jubilación.

En caso de que salgamos al extranjero durante más de un año también perderemos la posibilidad de cobrar el paro. Aunque en este caso depende del tiempo que estemos fuera y de los motivos. Si hemos salido menos de quince días, podremos seguir cobrando el paro con normalidad. Si nos marchamosdurante menos de tres meses, la prestación se interrumpirá. A nuestra vuelta, siempre y cuando nuestra actividad en el extranjero pueda justificarse como búsqueda de empleo, trabajo o formación, podremos reanudar el paro. En estos casos tendremos que notificar nuestra salida al servicio público de empleo que nos pertenezca.

Esperamos que tengas en cuenta estos consejos y no pierdas tu prestación (consulta cómo solucionarlo). Si has olvidado alguna de las citas, preséntate en tu oficina lo antes posible para comunicarlo. Tienes la oportunidad de alegar tus razones. Te recomendamos que lo intentes y no lo des por perdido por peregrino que te parezca el motivo. Si está bien justificado, tienes alguna posibilidad de que te retiren la sanción y poder continuar disfrutando de este derecho.