10 costumbres diferentes entre latinos y españoles

latinas-1024x682

Puede que hablemos la misma lengua y que tengamos una larga historia en común, pero la realidad es que para vivir en España siendo latino hay que acostumbrarse a otro cierto tipo de folklore. Algunas son cosas muy positivas, otras nos pueden parecer un poco extrañas y algunas más, bueno, es difícil adaptarlas a nuestro estilo de vida. Pero sea como sea siempre es bueno sumergirse en la cultura del país donde vivimos y por eso aquí te dejamos algunas diferencias entre el comportamiento del español y de nuestra gente latina.

La siesta: no es que en Latinoamérica no disfrutemos de un buen descanso a media tarde de vez en cuando, pero no es una institución como aquí. De 2 a 4 de la tarde será difícil encontrar locales abiertos pues la mayoría de la gente, y aún más en lugares hacia el sur donde hace mucho calor en verano como Sevilla, se han ido a su casa a comer y recostarse para recargar baterías.

Cena de fin de semana: en Latinoamérica, cuando salimos de fiesta, la verdad es que se nos puede olvidar un poco la cena porque además, no importa si son las 4 de la mañana, siempre encontraremos dónde comer. Aquí en España, no importa si todos están entonados con cerveza en mano, cuando dan las 8 o 9 de la noche se cena, y bien.

Vacaciones: Es sabido que las horas laborales en América siempre han sido más largas que en Europa. Cuando uno se da cuenta que allá en nuestros países de origen hay gente que sólo recibe el 25 de diciembre y 1 de enero en invierno y que aquí las dos últimas semanas del año la ciudad se convierte en un pueblo desierto, se puede sentir la diferencia.

Salir de casa: aceptémoslo, es casi una tradición que los latinos nos mantengamos por mucho tiempo en casa de nuestros padres. Incluso hasta hace unos años se pensaba que las mujeres sólo debían dejar de vivir en casa cuando se casasen. En España todo es un poco más progresivo y es normal ver a chicos y chicas de todos los rincones del país viviendo solos o con compañeros de piso desde los 18 años.

El mande y el qué: Puede que esto aplique más a mexicanos pero estamos muy acostumbrados, cuando nos llaman o preguntan algo, responder con un amable: “mande”. Pero en España, sin ningún afán de ser groseros, responden más bien con un tajante: ¿qué? Cuestión de acostumbrarse.

El desayuno: Estamos acostumbrados a un desayuno contundente: huevos, frijoles, maíz, chile, salsas, etc. En España tendrás suerte si encuentras un café con leche acompañado de un croissant con queso y jamón. Desayunar ligero es parte de la cultura española y la verdad es que no es tan mala idea.

Puntualidad: no es que los latinos seamos impuntuales, pero si nos dicen que una fiesta empieza a las 9, para nosotros significa que hay que ir llegando como a las 10-10:30. Aquí, al menos en Madrid y Barcelona, para los locales, las 9 son las 9 y punto.

Nudismo: aquí en España el nudismo está bastante bien asumido. Cuando vas a cualquier playa pública puede que te encuentres a algún caballero sin bañador o una chica topless. Allá en Latinoamérica hay playas específicamente nudistas, pero no es común ver que pase en sitios familiares.

Caballerosidad: no es que los hombres españoles no sean caballerosos sino que la cultura femenina es muy independiente. Abrir la puerta del coche o acomodarle la silla a una mujer puede parecer un gran detalle, cuando en Latinoamérica es casi una necesidad para que te tomen un poco en serio.

El paladar: la comida española, sin duda, es una de las mejores del mundo, pero debe ser dicho que no tiene la complejidad de sabores que tiene la latina. Tanto la peruana como la mexicana, la colombiana y la argentina como todas las demás juegan con una sinfonía entre lo salado, dulce, picante, ácido y amargo. Es algo que extrañamos, mucho.

F/Migreat.es

También te podría gustar...

Comentarios

Más en Noticias
Claves para entender tu nómina y comprobar que está correcta

En la nómina se refleja el sueldo final que recibe el empleado que tiene un contrato de trabajo con una empresa....

Cerrar