ThinkstockPhotos-513557060-881x399

Saber hacer algo atractivo es un arte que nos ha enseñado el marketing. Atractivo también puede equipararse a oportuno o conveniente. Algo es atractivo en la medida en que se ajusta a una necesidad. Es la solución a un problema. En este sentido, podemos presentar nuestro bagaje y formación laboral como una solución ante la vacante a ese puesto de trabajo al que somos candidatos. ¿Cómo hacerlo? He aquí diez claves:

1. Adelántate a lo que necesita tu empleador. Infórmate bien sobre el puesto, investiga e imagina por qué necesitan a alguien en ese puesto. Conoces el sector y sabes qué cualidades son las que están mejor valoradas. Encaja tus habilidades con las necesidades del puesto. Abordarás la entrevista de una forma proactiva, lo que te mantendrá muy motivado. Ten este pensamiento a mano: “Necesitáis a una persona como yo”.

2. Resalta tus puntos fuertes, lo que te diferencia del resto. Haz acopio de tus habilidades y ponte ejemplos ante problemas cotidianos en los que alguna habilidad tuya ha servido para solucionar algo. Te ayudará a ser más específico.

3. Haz un discurso con tu objetivo y mejores capacidades. De 30 segundos, un mini elevator pitch. Prepara un pequeño relato compuesto por tu objetivo profesional y las claves de tu CV que te ayudarán a conseguirlo. Es una forma de reunir tus mejores cualidades e insertarlas en una historia. Esto será algo que puedas soltar en muchas ocasiones, tanto en reuniones de networking como en entrevistas de trabajo.

4. Ensaya tu discurso. Tienes que conseguir dar credibilidad y naturalidad al relato. Ensaya tu elevator pitch o recrea la entrevista de trabajo con tantas personas como puedas para mejorar tanto tu lenguaje corporal como los excesos o defectos del relato que hayas construido. Te ayudará a calmar los nervios y a tener confianza.

5. Socializa tu CV. Aprovecha cada ocasión que se presente para decir que estás a la búsqueda de empleo. Utiliza las redes sociales midiendo no repetirte y aportando valor, es decir, participando en foros profesionales donde darte a conocer y crea contenidos que puedan compartirse. Nunca se sabe dónde puede haber una oportunidad. Necesitas trabajar y ser proactivo y resolutivo, es un aspecto psicológico muy valorado.

6. Personaliza cada oferta. No realices envíos masivos de CV. Incluye algún detalle (puedes investigar en la página web o en las redes sociales de la compañía) que haga casar tu CV con el espíritu de la empresa.

7. Recoge impresiones sobre el estado del proceso de selección durante la entrevista. De una forma sutil puedes preguntar si tiene algún comentario sobre lo que le has contado.  De esta forma puedes detectar las posibles objeciones y explicarte. Hazlo solo si te sientes seguro y sabes que no va a resultar algo agresivo.

8. Crea un buen ambiente comunicativo. Ser amable, hablar con confianza (ensayando, lo conseguirás), saber escuchar, sonreír. Te ayudará a recoger las reacciones de tu entrevistador porque fomentarás un buen clima de comunicación. Estar receptivo te dará la posibilidad de corregir sobre la marcha si detectas que algo no va bien.

9. Utiliza vestimenta adecuada y que te favorezca para que te sientas seguro. El blanco o los colores claros suelen ser una buena opción. Que esté todo impecable y lo que resalte sea lo bien que te ajustas al puesto.

10. Habla de las cosas que te gustan, de tus habilidades blandas. Aportar un punto de pasión te hará más cercano, ayudará a que tu discurso enganche y a ser único. Por ejemplo, ¿te gusta jugar a las cartas? Seguro que eres un buen estratega.

Conocerse y resaltar las cualidades que tenemos es la base, pero hay que encontrar la manera de que resulten adecuadas y atractivas para que el entrevistador crea al final de la entrevista que tiene al mejor candidato.

F/Blog.infoempleo.com